Desvío del río

Edición realizada por Fernando Lojo

Desvío del río

Río Pilcomayo: Proyecto Pantalón

El Proyecto Pantalón (en la zona de la vieja comunidad de Santa Teresa), es un acuerdo realizado en tiempos del gobierno de Carlos Menem entre Argentina y Paraguay, que preveía la distribución de las aguas del río en partes iguales entre los dos países. Luego de años de conflictos, se acordó la construcción de canales derivadores en ambos lados del río, para poder llevar las aguas al interior de cada país. Dada la gran cantidad de sedimentos que anualmente arrastra este río, los canales que fueron realizando ambos países se fueron colmatando (rellenando debido a los sedimentos). Argentina abandonó los canales, pero Paraguay siempre tuvo un canal derivador funcionando, unos cuantos kilómetros río arriba de la original ubicación del Proyecto Pantalón, al cual le realiza permanentemente trabajos de mantenimiento (profundización y limpieza) con un campamento fijo y dos retroexcavadoras (una anfibia y una terrestre). Esta actividad de mantenimiento y profundización permanente del canal paraguayo, dio como resultado que el lecho del canal paraguayo se ubicara, en la zona de división de aguas a una profundidad de entre 1,5 y 2 metros más que la del lecho del río propiamente dicho.

Esto dio como resultado que al disminuir el caudal del río en su ciclo anual, llegó un momento en que el agua dejó de entrar en el río y se volcó en un 100 % al canal paraguayo. El peor momento fue a mediados de 2010, cuando la continuidad de agua en el río propiamente dicho se cortó,  produciéndose la situación inédita de que se secara el cauce del río, provocando la tragedia de la mortandad de pescado que disparó la movilización de la población indígena de la cuenca del río, desde Formosa hasta Bolivia, cuya economía está basada en el pescado.

La movilización de la población, provocó una serie de reacciones en el gobierno paraguayo, que a su vez obligó al gobierno argentino a reaccionar también. Finalmente entre ambos, en el marco de la Comisión Binacional del Pilcomayo, se acordaron obras conjuntas, tendientes a profundizar el cauce del río, de manera de equilibrar la entrada de agua en los dos países. Estas obras se concluyeron  “exitosamente” según anunciara la Embajada Argentina en Paraguay. En los primeros días que se realizó el trabajo, se logró que entrara un poco de agua, lo que volvió a darle continuidad al río, que a pesar de tener un caudal ínfimo, se normalizó y el pescado proveniente de las zonas del estero Patiño y del bañado La Estrella comenzó a poder remontar el río. Sin embargo, a los pocos meses la obra exitosa dejó de serlo, repitiéndose la misma historia con mortandad de pescado a lo largo del cauce del río que se seca.

Para que entendamos la magnitud de lo que hablamos: la zona de impacto del Proyecto Pantalón involucra a unas 800 mil hectáreas. Y la desesperación hizo que se tomen las peores decisiones con consecuencias internacionales. Veamos los titulares que salieron en Paraguay y que nos cuentan la historia.

Paraguay acusa: “Argentina abre un nuevo canal en el Pilcomayo de manera inconsulta”

El viceministro paraguayo de Obras, Andrés Rivarola, y el presidente de la Comisión Nacional del Pilcomayo, Lucio Amarilla, sobrevolaron la zona de embocadura del Pilcomayo y constataron la apertura de un nuevo canal hacia el lado argentino, hecha en forma inconsulta y con la aparente intención de llevar toda el agua hacia el vecino país. La zona visitada corresponde al lugar del Proyecto Pantalón, en la embocadura del Pilcomayo, donde se encuentran tanto el canal paraguayo como el canal argentino y que, en teoría, deberían llevar cada uno el 50% de las aguas del río.

“El nuevo canal abierto aguas arriba posee ya unos 800 metros de longitud, cerca de 2 metros de ancho por 2 metros de profundidad con lo cual todo el agua pasaría hacia el lado argentino”, explicó Amarilla.

Ante las primeras consultas a la Cancillería argentina, nadie sabía nada acerca del nuevo canal y, según rumores, sería la Gobernación de Formosa la responsable de las obras, sostuvo.

Hasta ahora no se sabe si la intención es llevar sólo el 50% del agua que les corresponde o llevarse el 100% del escaso caudal hídrico del Pilcomayo, pero lo cierto y lo concreto es que se trata de una obra totalmente inconsulta y unilateral que no se ha comunicado en absoluto, afirmó el técnico.

“Si las aguas hasta ahora ingresaban mayormente hacia el Paraguay, era porque hacia el lado argentino no se hizo el mantenimiento adecuado al canal correspondiente. Pero no se puede hacer tranquilamente otro canal, aguas arriba, sin siquiera comunicar, ya que todo está sujeto a notas reversales y convenios bilaterales”, concluyó Amarilla.

Conflicto internacional: “Reclamo formal del gobierno paraguayo al gobierno argentino”

El viceministro de Obras, Andrés Rivarola, presentó un reclamo formal al Gobierno de la República de Argentina por la apertura de un nuevo canal en la zona del Pilcomayo de manera inconsulta y unilateral.

“Nos extraña mucho este tema porque periódicamente tenemos reuniones y en ningún momento se comunicó nada acerca de este nuevo canal que se pudo constatar en la zona de embocadura del Pilcomayo”, dijo el subsecretario de Estado.

El tema es sumamente preocupante ya que está en peligro el ecosistema de la cuenca del Pilcomayo que abarca aproximadamente unos 200 kilómetros aguas abajo del Proyecto Pantalón donde comparten las aguas la Argentina y el Paraguay.

La excusa argentina: “Nos quedamos sin agua”

La razón que podría haber movido al Gobierno argentino, o bien a la provincia de Formosa (las autoridades paraguayas no tienen certeza de qué instancia del vecino país ordenó los trabajos de obras) es que desde hace unos 20 días se produjo la colmatación total del cauce de aguas que ingresa al territorio vecino, con lo que el 100% del recurso entra al canal paraguayo.

Pero la objeción que realizan tanto Rivarola, como los miembros de la Comisión del Río Pilcomayo, es que la solución no es abrir un canal artificial aguas arriba, sino realizar una limpieza del lado argentino en el Proyecto Pantalón, conocido también como La Embocadura, a unos 300 kilómetros aguas arriba de General Díaz.

Las acciones concretas que el viceministro formuló respecto de las obras argentinas, es concretar un cauce nuevo a la altura del que se encuentra en el lado argentino, para asegurar el 50% de ingreso de las aguas a territorio nacional.

Mientras las autoridades locales prefieren saber primero qué ámbito del vecino país es responsable de las obras de desvío del río, desde la Asociación Rural del Paraguay (ARP) manifiestan que directamente es una violación a los tratados por parte de Argentina.

Un nuevo conflicto: El Bañado La Estrella

Hasta 1944 el Pilcomayo desbordaba en una zona próxima al límite con Paraguay (Estero Patiño). A partir de 1963, los desbordes comienzan desde la Región de la Laguna de los Pájaros al sur y año a año cada vez más a noroeste, formando lo que luego se conocería como Bañado La Estrella, el cual es un humedal, formado por el desborde del Río Pilcomayo que, a partir de allí deja de ser un río de cauce y se transforma en un Bañado. Hoy es el tercer humedal más grande de Sudamerica. Está en el Noroeste de la Provincia de Formosa, desde la ciudad de Estanislao del Campo hasta casi el límite con la provincia de Salta. Ocupa 400.000 hectáreas y tiene unos 300 km. de largo y entre 10 y 20 km de ancho.

“La historia de nuestro pueblo relata que el Estero Patiño es el criadero del sábalo, antes de seguir su camino hacia Villa Montes. El Estero Patiño no recibe agua, por eso estamos enfrentando problemas”, explicó Cartes Torres.

El proyecto Pantalón y nuevas obras realizadas en el 2011 en el Bañado La Estrella, han agravado el conflicto. Según un estudio realizado por la Red Nacional de Ecologistas de Argentina (Renace), el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) financió las construcciones consistentes en un camino-retén han afectado a los pueblos indígenas de Argentina y de Bolivia ya que impiden que el sábalo siga su curso normal.

El objetivo del programa financiado por el BID fue el de apoyar la recuperación económica y social en las zonas afectadas por las inundaciones que provoca cada año el Bañado de La Estrella. Esto se haría factible a través de la “Mitigación de los efectos de las inundaciones”, sin embargo los medioambientalistas e indígenas no coinciden con este argumento ya que además de provocar la muerte del sábalo, los pueblos indígenas del lugar: Wichis, Pilagá, Qom y criollos han sido inundados para un desalojo compulsivo al crearse el retén con el fin de vender las tierras a sojeros y a emprendimientos turísticos de caza y pesca.

Estas construcciones afectan también de manera determinante a Bolivia debido a que si bien el Bañado La Estrella es natural, la construcción del dique que se convirtió en camino y dividió al río, es ahora un obstáculo insalvable para que el Pilcomayo pueda continuar su camino hacia las montañas y llegar a Bolivia.

Alfredo Cartes Torres, subcapitán del pueblo weenhayek (wichís del lado paraguayo) y vicepresidente del sindicato de pescadores de Villa Montes, observó las obras que implementa Argentina en el Bañado La Estrella y no ocultó su preocupación por el futuro del Pilcomayo. “La pesca se ha reducido en un 100%. Nuestra situación es cada vez más desesperada en Villa Montes. El sábalo no llega a nuestra región y ahora que vemos esta represa ya sabemos por qué estamos pasando hambre: Argentina también impide la migración de los peces”, expresó y añadió la necesidad de volver a unir los ríos Paraguay y Pilcomayo, para que los peces puedan subir nuevamente hacia las montañas. Éste sería un problema más que se suma al ya polémico proyecto “Pantalón”.

“El río es como un hombre: lo pecheamos, lo pecheamos hasta que se enoja” dice una vieja frase del lugar. ¿Hasta cuando vamos a provocar a la naturaleza? ¿Cuántos desastres naturales más vamos a tener que sufrir para que nos demos cuenta que estamos haciendo mal las cosas? Y lo que es peor: ¿Cuándo llegará el día en que todos -ciudadanos y políticos- dejemos de mirar para otro lado?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s