Educación I

Por José Bautista Flores

PROYECTOS CURRICULARES DESDE LOS DERECHOS HUMANOS INTEGRALES Y NACIONES ORIGINARIAS

Mas allá de los debates sobre las currículas, que son necesarias para saber por qué andariveles  se estructura el proceso de instrucción y educación en el país, es necesario generar espacios permanentes de encuentros y discusión, entre los diversos proyectos que nos permitan plantear programas y políticas capaces de reformular el actual sistema que, habiendo sufrido una serie de modificaciones, sigue siendo dominante el pensamiento colonialista, fortalecido  por los iluministas del  siglo XVIII encabezados por Mitre, Roca, Alberdi y sobre todo Sarmiento.  Más recientemente el liberalismo desde  la década del 60 en adelante implementó políticas nefastas como las EGBS que sirvieron para desarticular la enseñaza escolar en el país.

Estos paradigmas eurocentristas, solventaron la ideología  y práctica cultural del despojo territorial a los Pueblos Originarios, la discriminación  y exclusión del campesinado y sectores populares. La educación elitista dominado por las “clases sociales altas”, fortaleció la colonización mental del pueblo, en rechazo a sus propios valores, generando las aspiraciones emergentes  sin identidad cultural. Despojado de sus identidades, se resignó a la imitación  burda cultural de sus opresores, donde los DERECHOS HUMANOS DEL HOMBRE, consagrados por las Naciones Unidas, sigue siendo, como materia educativa, letra muerta.

Estos avasallamientos y perpetuación del colonialismo en el ámbito de la educación primaria y secundaria,  tiene sus bases  en la evangelización y exaltación al consumismo sostenido por los gobiernos burgueses y los medios de comunicación masiva, símbolos del totalitarismo cultural.

No podemos dejar de mencionar, que en toda INDOLATINOAMERICA, las luchas por la independencia, polarizan dos proyectos nacionales: el de la liberación de todo imperio, por la soberanía y libre determinación, representado desde los albores por San Martín, Bolívar, Juárez, Belgrano, Moreno, Artigas, el Gran Comandante Guarani Andrés Guacurari y otros. El  otro proyecto, de continuidad colonial que es el que sufrimos, tuvo como sus referentes en los inicios de  la Argentina, a Rivadavia, Mitre y el clero. Posteriormente, la generación del 80, con Roca, el gran genocida de la campaña del desierto y sobre todo Sarmiento el “ideólogo”; las escuelas aplicarían el concepto de la “cultura superior” europeizante en detrimento de las raíces culturales indígenas y también guachescas. “sangre de indio y gaucho, solo sirve para abonar la tierra” fue el  grito de guerra de de esclavitud y  limpieza étnica.

Más recientemente, desde la década del 60, el nuevo paradigma del “capitalismo post moderno”, como suelen repetir los ideólogos del “fin de la historia” continua el saqueo cultural, ambiental y de recursos naturales; sin alterar para nada la dependencia colonial, bajo otros ropajes. Las consecuencias, están a la vista.

“ El  primer sistema educativo que surge en la Argentina, se fundamenta en la ley 1420, que pretende  consolidar “la nueva identidad”. Se hace hincapié en una enseñanza moralista, disciplinadora, autoritaria a los efectos de APLACAR IDEAS DIFERENTES A LOS PRINCIPIOS ETNOCENTRISTAS QUE SE EXALTABAN. El sistema educativo, excluye a los negros, indígenas, zambos y mulatos. Se refuerzan los mandatos existentes del colonialismo, cuando se propugnaba la “PUREZA DE LA SANGRE”, se enseñaban los “símbolos patrios” sin hacer alusión a la OTRA HISTORIA. La historia de los pueblos originarios. Si se les recordaba, era solo para denostarlos y calificarlos como poco menos que humanos. (Hugo Chumbita, “América Latina hacia su segunda Independencia”.

Aun hoy perdura esta enseñanza que invisibiliza a los pueblos originarios o en el mejor de los casos se les sigue sometiendo a la evangelización, como un deber “civilizatorio”.

Como dijimos al principio, se sigue instruyendo aun  bajo el “modelo moral” donde el aprendizaje es memorista, sin reflexión crítica de la realidad, donde la creatividad y la libertad y los DERECHOS HUMANOS INTEGRALES, como propone el gran pensador Paul Freire, siguen ausentes. En este marco, la Institución – Escuela y los docentes terminan siendo funcionales al sistema, absteniéndose de realizar análisis críticos de los contenidos que enseñan.

Esta síntesis apretada sobre la situación actual de la enseñanza pública en el país y los actores de la misma, nos demuestran que, desde el colonialismo español, poco ha cambiado y  a eso se debe el fracaso de la educación tanto primaria como secundaria, porque es parte del fracaso del sistema occidental homocentrista, hegemonista e  imperialista que condena al 70 % de la población mundial a la pobreza y al cambio climático, monocultivos depredadores y otros desastres ecológicos.  La irracional depredación de nuestros recursos,  son contrarias a los DERECHOS HUMANOS INTEGRALES, tanto de primera, como de segunda generación

LOS DERECHOS HUMANOS INTEGRALES, consagrados en nuestras legislaciones, que debería ser la base de la enseñanza de “Ética ciudadana e historia”, sigue siendo un tema  a discutir para incorporar en las currículas de todos los niveles educativos. Los docentes pueden tener las mejores intenciones para enseñar sobre culturas e historias desde la otra visión; pero, será necesario, que se cumplan las leyes, se priorice estos temas, para coadyuvar al proceso societal integrador y superador. Tendrían que interiorizarse en las particularidades de los DERECHOS HUMANOS, de las culturas, historias y costumbres diferentes, para construir reglas de convivencia INTERCULTURALES Y PLURICULTURALES.

“Históricamente el Sistema Educativo Argentino y latinoamericano, impartió programaciones nacionales con una orientación hegemónica para que se impartieran conocimientos de: religión, costumbres, lengua que provienen del continente europeo para todos los alumnos por igual, desestimándose los valores culturales de  comunidades diversas. Estos conocimientos impartidos para todos por igual sin respetar a los niños/as que traen de sus pueblos o familias, culturas diferentes a la cultura institucional, al no ser considerados ni valorados, por mecanismos de defensa, se retrotraen, se inhiben y reprimen  su deseo de aprender, cerrándose a las ofertas institucionales y como consecuencia terminan siendo discriminados y expulsados del sistema. Esto conlleva a afirmar que el fracaso escolar emana de la propia institución escolar en un 80 % como lo han demostrado las investigaciones realizadas por Elicheri, Neufel /88”..Mercedes Facunda (“Proyecto Curricular sobre la Identidad e Historia Indígena”).

En cuanto a las políticas públicas de Estado en materia educativa, hay todavía grandes vacíos. La enseñanza sigue  privilegiando la historia, economía, ética ciudadana de los centros de poder, en una repetición obscena de aprender más de lo ajeno que de lo propio. En esta alienación , el  papel más importante está en manos de los medios de comunicación masiva, especialmente audio visuales, cuyos programas exaltan valores individualistas, en detrimento de los DERECHOS HUMANOS  y la PLURICULTURALIDAD, existente en el país.

No nos  sorprenden los reclamos de docentes como la profesora BRAMBILLA, que en un diario provincial denuncia al Consejo General de Educación de la Provincia, de haber mutilado la enseñanza de HISTORIA REGIONAL de 4 a 2 horas semanales. En este contexto, poco y nada se historiará la epopeya del GRAN COMANDANTE GUARANI ANDRES GUACURARI (para citar un ejemplo), quien a costa de su vida, aseguró la integridad territorial de la provincia de MISIONES. Ingratitud?, racismo y discriminación? ¿Donde el DERECHO HUMANO DE CONOCER NUESTRO PASADO PARA SABER HACIA DONDE VAMOS?

No obstante los olvidos y errores señalados, los Pueblos Originarios, debemos participar en la construcción de instancias CURRICULARES, que se implementaran con el CONSENTIMIENTO, PREVIO LIBRE E INFORMADO de sus organizaciones. Esto quiere decir, que deben  y pueden elaborar sus propios PROYECTOS EDUCATIVOS, según sus propios requerimientos (Ley Nacional  No. 26.206).  Estos requerimientos, también garantizados en el CONVENIO 169 DE LA OIT Y LA DECLARACION UNIVERSAL DE LOS DERECHOS HUMANOS DE LOS PUEBLOS INDIGENAS, tienen rango constitucional, que garantizan  ser PRODUCTORES DE PROYECTOS CURRICULARES, PARA LA ENSEÑANZA INTERCULTURAL Y PLURICULTURAL, que reconstruirán  SUS IDENTIDADES E HISTORIA.

PROPUESTA:

1.- Trabajar proyectos curriculares desde los DERECHOS HUMANOS INTEGRALES.

2.- Generar espacios de encuentro y discusión entre los diversos proyectos de curricular en torno a la educación secundaria y sus múltiples fundamentos, contenidos  y métodos  pedagógicos.

3.- Discutir en torno a las Políticas Públicas (Ministerio, docentes, alumnos, padres de familia)  para la enseñanza PLURICULTURAL EN LA SECUNDARIA.

4.- Enseñanza de las historia, cosmovisión, literatura indígenas, asumiendo los retos de la diversidad cultural.

5.- EDUCACION AUTONOMA Y PLURICULTURAL PARA LOS PUEBLOS ORIGINARIOS.

Posadas, 8 de julio de 2013

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s